• Zigresa

Camino a la Universidad!


Cuando nuestros hijos son pequeños, como padres no nos damos cuenta de lo rápido que crecen. ¡El tiempo se te acerca silenciosamente! Estamos preparados para ese día que tenemos que dejar ir y permitir que nuestros hijos se vayan y comiencen su próximo viaje en la vida. Para que sigan el camino que estan destinados a seguir. ¡Entonces, de repente, la graduación de la escuela secundaria y el verano antes de que se vayan a la universidad parece tan corto e injusto! ¡No lo podemos creer! el verano está pasando a toda velocidad! Pero no lo es, es nuestro recuento de todos los días que el día en que tengamos que dejarlos en la universidad está cerca y lo hacemos y no queremos que llegue. Nos levantamos cada mañana y revisamos el calendario y contamos los días. Nos sentamos mirando a nuestro bebé adulto y todo tipo de emociones se entrelazan, amor, nerviosismo, orgullo y ansiedad. ¡Pero Ay! llega el día y un nudo nos llena la garganta mientras conducimos hacia el lugar al que temporalmente llamarán hogar. Sabemos que volverán, pero en el fondo, luchamos por dejar ir y aferrarnos. Aferrándonos tan fuerte que tenemos momentos de egoísmo. Luego reflexionamos sobre por qué está sucediendo esto. Los estámos preparando para ser independientes. Los estámos preparando para sobrevivir en este mundo cuando nosotros, como padres, ya no estemos aquí. Entonces, ¿qué hacemos para llenar este vacío? Nos manténemos en contacto (mucho), oramos para que estén seguros y tomen las decisiones correctas (siempre) :) Olvidamos que nosotros mismos fuimos adolecentes en un momento y nuestros padres sintieron las mismas emociones que nosotros. Así que tenemos que ser fuertes y dejar la puerta entreabierta para que el aroma de una buen sancocho, se filtre a través de ella y los alcance en su dormitorio de la universidad para recordarles el amor que los espera en casa.

15 visualizaciones0 comentarios